Cámara de Diputados aprueba a médicos veterinarios como profesionales de la salud

 

Con una amplia mayoría se aprobó en general esta mañana en la Cámara de Diputados la norma que modifica el Código Sanitario, en el sentido de considerar a los médicos veterinarios como profesionales de la salud.

Como un avance histórico se calificó hoy la votación de la Cámara de Diputados, que aprobó en general y por amplia mayoría, la modificación al Código Sanitario que vuelve a considerar a los médicos veterinarios como profesionales de la salud, poniendo en relieve el rol que juegan en diferentes dimensiones, tanto del cuidado animal como en el ecosistema sanitario.

“Esta aprobación nos demuestra que el trabajo mancomunado y colaborativo entre los distintos colegas de todo el país a través de nuestra asociación gremial tiene efectos positivos y logra mejorar el ejercicio profesional, además de ser clave para potenciar nuestra incidencia en políticas públicas”, señaló Felipe Bravo, presidente del Colegio Médico Veterinario – Colmevet.

La medicina veterinaria ha tenido una fuerte evolución en los últimos veinte años, abriéndose camino en nuevas áreas de interés como la producción alimentaria; la sanidad animal en los hogares, en la producción y en los ecosistemas; la lucha contra la zoonosis, las enfermedades vectoriales y las transmitidas por alimentos; la vigilancia de la calidad y la inocuidad de los alimentos; la investigación biomédica y la protección del medio ambiente y de la diversidad biológica, aportando en forma directa a la salud no sólo animal, sino de la población humana en general.

El 60% de las enfermedades infecciosas humanas actuales son zoonóticas y al menos un 75% de los agentes patógenos de las enfermedades infecciosas emergentes del ser humano, son de origen animal. “Estas cifras dan cuenta del rol tremendamente activo en la salud pública y en las necesidades sociales que tienen los veterinarios. Asimismo, levantan la importancia de trabajar de manera colaborativa con los profesionales de la salud humana, ambiental y animal”, comentó la doctora Francisca Di Pillo, asesora de Salud Pública de Colmevet.

Con esta modificación, se reconoce la profesión de médico veterinario como profesional de la salud, incluyéndola en el Código Sanitario y restituyendo el lugar que le corresponde en el sistema de salud pública.

“Ahora nos toca convencer al Senado de que necesitamos avanzar hacia una regulación acorde a lo que se está haciendo a nivel internacional y que se haga cargo de las necesidades que tenemos en salud pública, entendiendo que el trabajo de prevención en salud involucra a los animales, y que tenemos que apoyar la protección sanitaria del país desde distintos flancos”, concluyó el presidente de Colmevet, haciendo una invitación abierta a los Senadores a conocer el proyecto e informarse sobre sus alcances y beneficios.

La iniciativa fue aprobada en general por 116 votos. Sin embargo, debido a una indicación del Ejecutivo deberá ser visto próximamente en la Comisión de Salud, con un plazo de 10 días para dirimir dicha indicación. Al respecto, el gremio de médicos veterinarios, instó al gobierno a mantener los acuerdos que se habían concretado con el Ministerio de Salud para que se convierta en Ley lo antes posible.

fuente:https://www.adprensa.cl/cronica/camara-de-diputados-aprueba-a-medicos-veterinarios-como-profesionales-de-la-salud/

Carta AFEVET

Estimado Sr. Director

La noticia publicada el martes 23 de abril, sobre la experiencia de destacados Arquitectos, respecto a la sobrecarga académica en la carrera de Arquitectura y de los reclamos realizados por un grupo de estudiantes de dicha disciplina en la Universidad de Chile, han provocado comentarios y reflexiones, que pueden ser una oportunidad para dialogar y analizar las metodologías de enseñanza-aprendizaje, duración de los planes de estudio, perfiles docentes, perfiles de ingreso, entre tantos factores académicos de importancia, que pueden afectar el proceso formativo.

Pero lo que nos parece inconcebible y falto de seriedad, son las opiniones del Sr. Cristián Boza, quien asevera sobre los reclamos de los estudiantes, “si no quieren estudiar mucho, vayan a estudiar Veterinaria”. Nos parece que este comentario adolece de todo fundamento y demuestra un desconocimiento absoluto de lo que implica estudiar la carrera de Medicina Veterinaria, menospreciando a estudiantes, docentes y profesionales, que hoy en día contribuyen a la sociedad, en las áreas de la salud y bienestar animal, producción y salud pública, en la protección y resguardo de la calidad e inocuidad de los alimentos, la prevención y el control de las enfermedades zoonóticas y emergentes, entre tantas otras áreas de especialidad.

Estudiar Medicina Veterinaria, como en muchas otras carreras, requiere de disciplina, rigurosidad científica, demostrar competencias para resolver problemas y trabajar bajo presión; desarrollar capacidades de integración, planificación, gestión, investigación y transferencia en los diferentes campos de nuestra actividad profesional, aplicar conductas orientadas a cautelar las adecuadas interrelaciones entre los animales y el ser humano, favoreciendo el desarrollo humano sustentable, en equilibrio y armonía con el medio ambiente, desarrollando el sentido social, de responsabilidad, de humanidad y de ética profesional en el desempeño laboral que permiten dar cumplimiento al perfil de egreso de la carrera.

Por estos motivos, rechazamos las opiniones entregadas por el Sr. Boza y exigimos sus disculpas públicas, a toda la comunidad de Médicos Veterinarios, estudiantes y docentes que puedan haberse sentido afectados por las descalificaciones irresponsables de dicho profesional.

En nombre de la Asociación de Facultades y Escuelas de Medicina Veterinaria (AFEVET):

 

Alvaro Berrios S., Universidad San Sebastián.

Carl Will P., Universidad de Viña de Mar.

Carlos Gonzalez R., Universidad Andrés Bello.

Jorge Crossley C., Universidad Santo Tomás.

Lorena Jofré F., Universidad de Las Américas.

Mario Maino M., Universidad de Chile.

Macarena Vidal O., Universidad Mayor.

Mauricio Silva J., Universidad Católica de Temuco.

Patricio Rojas C., Universidad de Concepción.

Ricardo Enriquez S., Universidad Austral de Chile.